Los problemas comunes de los trabajadores los podríamos resumir en cuatro: Financiación, gastos fijos, desprotección social y empleo. Son muchos más pero estos son los más comunes. Mira sus soluciones

4 problemas habituales en los trabajadores autónomos y como solucionarlos

Podemos definir el vocablo autónomo como la condición libre e independiente que algo o alguien ostenta y que permite desenvolverse sin ayuda de nadie. Si aplicamos esta condición a un trabajador autónomo podríamos decir que es aquella persona que desarrolla su actividad laboral y económica sin tener empleadores y sea quién dirige su negocio tomando todas las decisiones.

Autónomo sería quien no desarrolla su actividad económica en relación de dependencia y que por lo tanto se mueve en el mundo laboral de acuerdo a sus preferencias y posibilidades. Si seguimos ahondando en estas definiciones llegaríamos a la conclusión cierta que el trabajador autónomo, por lo tanto, asume el 100€ de sus decisiones y la responsabilidad ilimitada de sus consecuencias, porque al no existir relación laboral de dependencia las debe de asumir, el propio trabajador autónomo, con sus bienes actuales y los futuros.

El trabajador autónomo no tiene ni jefes ni superiores a quién responder, no tiene horarios fijos y debe de proveerse a si mismo del sustento y esfuerzo necesario para realizar con su actividad de un sueldo digno y suficiente.

La garantía de llevar un sueldo a casa, para el trabajador autónomo no existe.

La dura vida del trabajador autónomo

Basándonos en estas premisas y definiciones anteriores, podemos asegurar que la vida del trabajador autónomo no es un camino de rosas, nada más lejos de la realidad. Son muchos los problemas y muchas las trabas que los autónomos sufren en el día a día para poder llevar a cabo sus actividades económicas.

Los más comunes y que en general afectan a todos los trabajadores que pertenecen al colectivo de autónomos podríamos resumirlos en cinco.

Financiación:

Para Seguros Aguirrebeña Mediación este es el principal problema que sufre el colectivo de Trabajadores Autónomos. Y aunque las cifras económicas han mejorado, y la apertura a nuevo crédito, parece que vuelve, este sigue siendo el gran lastre de los empresarios, emprendedores y trabajadores autónomos en general.

Demostrar su solvencia es el principal hándicap que tienen  los sufridos trabajadores autónomos. Para hacernos una idea del problema basta con un dato, sólo 3 de cada 10 trabajadores autónomos acude a sus banco en fusca de financiación, y casi la mitad no lo consiguen. Sin nómina que avale, y demasiado a menudo sin patrimonio que compense esta falta de garantía.

Pero no debemos rendirnos ni tirar la toalla. La solución pasaría por crear herramientas más acordes con las realidades del colectivo de los trabajadores autónomos. La recuperación de una vieja figura como las pólizas de crédito relajarían la tensión de caja, además de la creación de algún criterio de viabilidad junto con historiales de pago, podrían ser las soluciones.

Gastos Fijos

Cada tipo de negocio tiene unas características propias, pero una que es común a todas, son los gastos fijos. En función de estos tipos de negocio los costes varían, cosa que se debe de tener muy claro antes de empezar la actividad en el plan de negocio. Lo que si supone el gran problema en si son los gastos periódicos y fijos que demasiado a menudo no pueden ser asumidos al tener, el trabajador autónomo, ingresos muy variables y muy inciertos. El pago de la cuota de autónomos es uno de ellos, por ejemplo. La tesorería del negocio sufre en ocasiones falta de liquidez que puede llevar al traste el negocio, aun entendiendo que a medio largo plazo pueden llegar a ser viables.

La flexibilización de los plazos para poder hacer frente a unos cuantos de estos pagos fijos podría ser la solución. En concreto las cotizaciones y tributos se deberían adaptar más a la realidad de la actividad empresarial del trabajador autónomo.

Desprotección

Es la cruda realidad. Como indicábamos, el trabajador autónomo responde con sus bienes, tiene una responsabilidad patrimonial continua que siempre les deja al descubierto. El trabajador debe de asumir riesgos que el resto de los trabajadores no asumen. Según la ley los trabajadores gozan de los mismos derechos que los trabajadores por cuenta ajena , pero la dura realidad indica que no es así. El trabajador autónomo por su larga carrera de cotización a Seguridad Social, por ejemplo, recibe un 40% menos de pensión, que un trabajador por cuenta ajena, no tiene paro real, aunque pueda cotizar por ello, en comparación con el trabajador asalariado.

La profunda reforma del Régimen de trabajadores autónomos debe de ser una realidad imperiosa. Una reforma que desemboque en solucionar la mejora de las prestaciones de los RETA. Una reforma institucional de la Ley de 2ª oportunidad debe de ser una realidad, por la que no podamos equiparar el fracaso empresarial al fracaso personal. Poner en valor la protección que todo trabajador autónomo debe de tener para no llevar su vida y la de su familia a la indigencia por querer emprender una actividad económica.

Laboral

La eterna pregunta que los trabajadores autónomos tienen en mente siempre es ¿Contrato o no contrato? La incertidumbre es el común denominador de todos los problemas de los trabajadores autónomos. Contratar se convierte en una decisión vita. No olvidemos que la mediana y pequeña empresa son los auténticos motores del empleo en nuestro país.

Para un trabajador autónomo un trabajador es una persona muy allegada, convive con este trabajador muchas horas del día mano a mano, siendo y haciéndolos partícipes de los éxitos. Pero cuando surgen problemas el trabajador autónomo mira a personas, con nombre y apellidos, con los mismos problemas que él tiene, humaniza el empleo y por ello las consecuencias son distintas que en las grandes empresas. Los traumas aparecen tanto profesionalmente como personalmente.

Una ley de empleo más fácil para la contratación de los trabajadores de los autónomos sería la solución más viable.

Estos son los problemas más comunes a todos los trabajadores autónomos pero hay muchos más como estrés, conciliación laboral, formación, seguridad, etc… Seguros Aguirrebeña Mediación tiene una solución para uno de ellos la desprotección que sufren los trabajadores por cuenta propia. Protección Social es una herramienta eficaz para los autónomos para poner su futuro y su presente a salvo. Pensiones, bajas laborales tanto por enfermedad como accidente, sanidad privada, invalidez en todas sus variantes y muchas más garantías, que apoyarán tu esfuerzo para que sólo tengas que preocuparte de tu actividad, olvidando así los problemas que pueden surgir en el día a día. Sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros vía Redes Sociales, tanto en Faceboock como en Twitter, o rellenando  el pequeño cuestionario de nuestra web, nos pondremos en contacto contigo de la forma que tú prefieras, sin ningún compromiso y completamente gratis.

Tu futuro comienza en el presente ¿Hablamos ahora?

Seguros Aguirrebeña Mediación, seguros con corazón.