Nuestra sociedad no sería igual sin los Emprendedores. Esta máxima es cierta en todos sus aspectos. Pero actualmente las formas de emprendimiento están cambiando, igual que los clientes de las marcas cambian en sus costumbres y formas de compra. Estos cambios nos aportan a la Sociedad en general muchos beneficios, incluidos para los nuevos Emprendedores y las nuevas Marcas, comodidad, velocidad, dinamismo, promoción, y muchas otras.

¿Eres nuevo emprendedor o estas pensando en serlo?

Ahora mismo puede que estés pensando en emprender o que ya incluso hayas dado los primeros pasos para hacerlo. Puede que sólo tengas una idea, y ni siquiera hayas comenzado tu Plan de Negocio. Si te encuentras en este punto, igual todavía no has pensando en el seguro, salvo  en aquellos que te obligue la ley. Puede que, llegados a este punto, pienses que, el seguro para emprendedores, no es para ti en este momento, que ya irás adquiriendo la protección necesaria un poco más tarde, más adelante, cuando tu negocio haya adquirido una dimensión un poco mayor.

 Emprendedor : Reflexiona y piénsalo despacio.

Podríamos definir al emprendedor como la persona que adquiere riesgos para el desarrollo económico de una idea de negocio. Demasiado a menudo un riesgo muy grande, podríamos calificarlo como desmesurado en algunas ocasiones. Poner todos tus recursos a disposición de una simple idea, puede parecer descabellado.

Poner en marcha la simple idea del emprendedor, ya es por si un riesgo. Nadie está seguro que esta idea vaya a funcionar, sólo, el emprendedor puede tener sospechas que su idea puede funcionar. Estudios de mercado, planes de negocio y viabilidad, y todas la herramientas que quieras poner encima de la mesa, no garantizan que la idea del Emprendedor encaje en lo que sus futuros y potenciales clientes, están buscando o quieren. No lo sabe, por eso emprender es igual a arriesgar.

Una idea debe de ser sólo una idea, nada más. En cuanto surge una acción se desencadena una reacción. En cuanto la idea pasa a convertirse en producto, o en servicio, o en una forma de comercialización real, una de ellas o todas ellas en conjunto, es en este momento cuando surge el riesgo, cuando el Emprendedor sufre la presión de un riesgo infinito, que el puro riesgo de que tu producto, tu servicio, tu forma de comercialización, no encaje, no guste, o simplemente que la idea no funcione tal y como la tenía pensada el Emprendedor.

Podríamos resumir en una frase que define muy bien a quienes son los verdaderos Emprendedores  “emprender hay que hacerlo de una forma calculada, esto separará a los emprendedores de los temerarios”.

Soluciones a los riesgos de los emprendedores

Pero también hay soluciones. El seguro, mejor dicho, el conjunto de seguros que de acuerdo al perfil empresarial, al perfil de actividad, sean los más adecuados para el Emprendedor, debe de convertirse en la herramienta que dé futuro y estabilidad a la puesta en marcha de tu idea, debe de convertirse en la herramienta que permita sólo pensar en llevar a buen fin tu idea de negocio, debe de convertirse en la herramienta que te haga sólo pensar en tu idea de negocio, para que puedas desarrollarla, para que puedas hacer que crezca, para que puedas hacerla real. Cuando planteas tu idea, tiendes a ahorrar en todo lo que entiendes que se puede ahorrar para invertir o desarrollar tu idea, pero demasiado a menudo olvidas que el riesgo que existe sobre tu idea no lo vas a poder cubrir tú.

Comienza por pensar en cómo evitar el riesgo de cometer un error, por lo que debes de tener presente como vas a evitar dar un servicio defectuoso, un producto defectuoso, tener problemas de facturación o el problema de que un accidente desbarate tu stock de producto y que te haga pasar de nuevo por la casilla de salida de este juego que acabas de iniciar con todos los riesgos y esfuerzos que un Emprendedor asume.

Tú debes sólo preocuparte de lo tuyo, no cargues con más riesgos que los que puedes y debes de soportar. Ten en cuenta que son muchos los peldaños que hay que subir para llegar a la cima de la pirámide, que tu idea de negocio te ha propuesto, son muchos los peldaños que deberás subir de la escalera que te llevará al éxito. Apóyate siempre en un aliado fiel, el seguro. El seguro se va a convertir en tu comodín para que tu idea como emprendedor pueda convertir tu idea, tu sueño en realidad.

Como ayuda el seguro a los emprendedores

Seguridad Informática.

Proteger el equipo de trabajo, proteger los datos, protegerte de los posibles fallos que pueden surgir de tus equipos informáticos.

Crédito

¿Estás seguro que tus cliente te van a pagar?

Caución

 Protégete para asegurarte de pagar tus deudas

Defensa legal

¿Vas a tener empleados? ¿Estás seguro que no vas a tener reclamaciones de clientes?

Stock

¿Tienes seguro, que dónde guardas el stock de los productos que vendes, está completamente a salvo?

Vida

¿Tienes garantizada la continuidad de los que de ti dependen si tú faltas?

Ahorro

¿Estás seguro que tu jubilación va a garantizar tu actual nivel de vida?

Responsabilidad Civil

¿Estás seguro que no vas a acometer daños por cualquier accidente que tu negocio pueda sufrir? ¿Y si asesoras mal a un cliente? ¿Simplemente, los datos que guardas de tus clientes están completamente a salvo?

Salud

¿Y si tú o tus empleados enferman, cuanto te va a costar?

Bajas laborales

¿Y si estás de baja, tienes garantizados los ingresos suficientes para seguir con tu vida?

No asumas más riesgos de los que te corresponden. Tú estás porque tu idea de negocio te necesita

Déjanos asesorarte. Seguros Aguirrebeña Mediación es especialista en seguros para Emprendedores, Autónomos y Pymes. Tú dedícate a tu negocio, déjanos a nosotros que te protejamos, que cuidemos de ti, de tus sueños y de tu idea.

Seguros Aguirrebeña Mediación, seguros con corazón.